miércoles, mayo 27, 2020

La Fe y la Pandemia COVID-19

10 Profesionistas de diversas partes del país (Cuernavaca, Mexicali y Monterrey), nos conectamos a este primer e interesante encuentro entre colegas con fe:

https://www.facebook.com/danieljorge.sanabriabarrios/posts/3066614700125519



martes, mayo 19, 2020

Un interesante video-testimonio juvenil

Con gusto compartimos este video, participante en un concurso de videos "Mi libro fvorito", realizado por la universidad mexicana CETYS Universidad:



https://drive.google.com/file/d/1mDsTPYg4rsu-2a3N7vsDH3ruscIPN-qO/view


miércoles, mayo 13, 2020

Un reporte desde Italia


Así como recibimos pasamos la noticia. Cada lector sacará sus conclusiones:


https://es.aleteia.org/2020/05/11/fin-de-los-contagios-en-un-hospital-gracias-a-la-virgen/

domingo, abril 12, 2020

¡La Fuerza del Resucitado!

“No tengan miedo, mantengan la esperanza, Jesús ha resucitado" (Papa Francisco en Misa de la Vigilia Pascual).
Que la potente Luz del Resucitado ilumine nuestro mundo lleno de oscuridad. La peste no tiene la última palabra!.



martes, abril 07, 2020

LA FE A PRUEBA: LOS CRISTIANOS ANTE LA PANDEMIA





Mtro. José Luis Ramírez Vargas
La rápida expansión de Coviv-19 ha venido trastornando la vida cotidiana de nuestras sociedades y en consecuencia la práctica religiosa de las iglesias y asociaciones. Se habla de la cancelación de la peregrinación a La Meca para los islámicos, la clausura de templos y sinagogas, e inclusive, el Papa ha suprimido las audiencias y celebra sus Misas en privado.
Nos sorprende ver que los grandes logros de la ciencia y de la tecnología están apenas intentando frenar no sin grandes esfuerzos este flagelo mundial, comparable, con justa razón,  con las epidemias que han hecho historia a lo largo de los siglos, como lo fue la llamada “Peste negra” en el siglo XIV que acabó con una tercera parte de la población europea,  la malaria en el s. XVI, la peste en el sur de Francia el siglo XVIII  que diezmó la población matando a más de 100,000 personas, y la epidemia del cólera en la que fallecieron, a mediados del s. XIX, más de 150,000 en todo ese país. Sin olvidar, la llamada “gripe española” de apenas hace un siglo, en la que perdieron la vida entre treinta y cincuenta millones de personas en el mundo, o sea, el doble de los que murieron en el curso de la Primera Guerra Mundial.
Siguiendo con la Historia, recordemos cómo la Iglesia Católica ha estado presente en todos esos momentos trágicos de la Humanidad, en las épocas en que no había hospitales, y los pocos que comenzaban a existir habían sido erigidos por algunas órdenes monásticas o religiosas, como la Orden de Caballeros Hospitalarios en el s. XIII o la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en el s. XVI. Muchos religiosos fueron en aquellas circunstancias un ejemplo de dedicación a los enfermos, aún a costa de su propia vida: un sacerdote llamado Camilo de Lelis, considerado como el precursor de la Cruz Roja, fundó en Roma, durante la expansión de la malaria en el s. XVI, una congregación cuya especialidad era la de atender a los enfermos y moribundos. En esa misma época la Compañía de Jesús (orden de los jesuitas), habilitó sus casas para atender a enfermos y agonizantes. Un joven religioso de esa orden, de apenas 23 años, murió al ser infectado al trasladar un enfermo sobre sus hombros, se llamaba Luis Gonzaga. En el curso de seis años, tres Papas, fallecieron a consecuencia de los contactos durante la epidemia, entre 1585 y 1591: Sixto V, Urbano VII y Gregorio XIV.  
Volviendo a la actualidad, la pandemia que vivimos no sólo ha trastornado las economías sino también los planteamientos y proyectos de vida de creyentes y no creyentes, por lo que no resulta sorprendente que incluso un gobierno laico, con régimen de separación Iglesia-Estado, como lo es el de Francia, haya convocado, por iniciativa de su presidente, el Sr. Macron, a una reunión -virtual- con los representantes de “todos los cultos” para tomar medidas de conjunto en favor de las actitudes a tomar y estrategias a seguir para una mejor defensa de la sociedad en contra de la pandemia.
Los acontecimientos que vive en el presente la humanidad son una invitación para creyentes y ateos a dar una respuesta a los interrogantes de los cuales ya hablaba, hace casi 50 años, el Concilio Vaticano II: “…son cada día más numerosos los que se plantean o los que acometen con nueva penetración las cuestiones más fundamentales: ¿Qué es el hombre? ¿Cuál es el sentido del dolor, del mal, de la muerte, que, a pesar de tantos progresos hechos, subsisten todavía? ¿Qué valor tienen las victorias logradas a tan alto precio? … ¿Qué hay después de esta vida temporal? (Gaudium et Spes,10).
Tanto unos como otros debemos ser capaces de dar esa respuesta que nadie pude eludir. La Fe cristiana ofrece una respuesta al misterio que se esconde detrás de esos interrogantes, que el misterio de la Cruz, por lo que todo hombre puede encontrar la luz que ilumine su sufrimiento y su vida. En efecto, el Dios de los cristianos es un Dios que habla a través de los acontecimientos, y éste que se vive ahora es uno de esos que no pasan desapercibidos, y nos obligan a dar una respuesta personal contundente y real, como lo es la muerte que lleva a menudo consigo este flagelo. Y esto, porque creer en Dios no es sólo creer en determinadas verdades, sino más que eso, es la respuesta radical del hombre sobre el sentido de su existencia al Autor de la vida.  De ahí que, en aún que se encuentre en una situación de encierro obligatorio, el cristiano puede experimentar el amor de ese Dios, y descubre la ocasión para discernir “los signos de los tiempos”, pues: "Todo contribuye para el bien de los que aman a Dios" (Epístola a los Romanos 8, 28-30).     
Y como no hay vida cristiana sin comunidad y solidaridad ¿qué hacer entonces? Las redes sociales se vuelven, en estos momentos cruciales, un instrumento de comunicación-comunión y un medio de participación en las celebraciones litúrgicas y oración comunitaria. Las tecnologías bancarias se convierten en otro medio eficaz para el ejercicio de la generosidad, y la lectura bíblica, ahora más que nunca, se vuelve una religiosa costumbre en la vida cotidiana de muchos.  En suma, la Iglesia no se detiene ni se inmoviliza: pastores y fieles han buscado la manera de aprovechar el momento para no caer en la desidia, negligencia o pereza, madre de todos los vicios y causa de la depresión. Los “Padres del desierto” de los primeros siglos del cristianismo, en medio de la soledad o confinamiento voluntario, eran conscientes de esos peligros que los acechaban, pero sabían que, en contacto estrecho con su Dios, podían salir victoriosos de todos esos males de los que nos quejamos o huimos los mortales.
La Resurrección de Cristo cobra ahora un sentido inusitado para los cristianos de esta generación, es algo nuevo como nueva es para ellos cada Pascua que celebran año tras año. Hoy, como hace más de 2000 años, el cristiano de hoy deberá decir con convicción: “…Dios lo resucitó de entre los muertos, y nosotros somos testigos de ello” (Hechos de los Apóstoles, 3, 15)
 
Post scriptum. No olvidemos mencionar a los profesionales de la salud y voluntarios, creyentes o no, que en estos tiempos están arriesgando su vida prestando sus servicios, muchos de ellos ya han dejado este mundo. En el fondo de su conciencia han entendido que el servir o inclusive donar su vida es lo único por lo que vale la pena vivir en este mundo.