viernes, diciembre 06, 2019

De "El violador eres tú" a "Mi ayuda eres tú": Cambio de chip

Es muy sonado, estas ultimas semanas en particular, este himno feminista, cuyo título ponemos entre comillas "El violador eres tú". Se ha vuelto en pocas semanas, saliendo de Chile al mundo, un icono en la lucha de las mujeres contra la denominada violencia machista, solapada por el Estado y algunos de sus actores, como los jueces y policías.
Sin embargo, su contenido y lo que transmite no ayudan mucho a solucionar el problema, que al final del camino es lo que importa. Y no ayuda por su señalamiento que no genera empatía, en particular en esa enorme masa de población masculina que no comparte, rechaza e incluso estaría dispuesta a comprometerse a ayudar de manera efectiva en la solución del asunto de fondo, en el mismo terreno de los hechos (en la calle, en la casa, en el club, en el transporte público, en el antro, etc.).
La violencia es violencia, sea contra hombres o mujeres, niños, jóvenes o ancianos. La violencia es contra las personas. Dividir, táctica favorita de la ideología de género, no ha aportado la verdad mucho (es muchos caso incluso ha exacerbado el rechazo al propio movimiento feminista que en principio pretende ser pacifista) para reducir y acabar racionalmente con la violencia contra las mujeres y con la violencia contra las personas en general.
De modo que creo que la estrategia es inefectiva y equivocada para solucionar el problema que se intenta solucionar, aunque sirve para fomentar el odio y la guerra, innecesaria por cierto, entre sexos.
Vernos como complementarios hombres y mujeres, y que todos nos podemos ayudar entre todos contra la violencia es clave para tener una visión que permita agregar y sumar, no dividir y restar.
Es preciso ver a los jueces y los policías como parte del esfuerzo y no como parte del problema, aún reconociendo que muchos de estos individuos son cómplices de la violencia contra las mujeres... y contra los hombres también (baste recordar cuando un hombre va a una estación de policía porque la mujer le agredió y cómo suele irle, en estos casos).
De modo que lo que conviene es no ver al hombre por ser hombre como enemigo potencial, sino al revés, como un potencial apoyo y ayuda para neutralizar a aquellos que son violentos, siempre los menos, aunque anden uniformados y/o tengan autoridad.

Dr. Daniel Sanabria

Imagen: Youtube.com
Resultado de imagen para violador eres tu




domingo, octubre 13, 2019

El hermoso testimonio de Jim Caviziel

El protagonista de ¨La Pasión de Cristo¨, declarando su devoción a la Madre de Dios. Un testimonio más que relevante en el Mes del Rosario:

https://youtu.be/MdvZR-VHylY

miércoles, septiembre 18, 2019

Marcha por la Vida y la Familia

Este sábado 21, en todo México, se da esta importante movilización para defender la familia y la vida desde la concepción, así como las libertades, particularmente de los padres con respecto a la educación de sus hijos, y la libertad de conciencia.
Vea el mapa interactivo en: bit.ly/Mapa21S



lunes, agosto 05, 2019

Estados Unidos fuera de control por la violencia


Los últimos tiroteos en Estados Unidos parecen indicar un grado de descomposición tal de la situación de seguridad que va convirtiendo a dicho país en un país inseguro, donde el vendaval de armas en manos de ciudadanos no garantiza nada más que una espiral incontenible de violencia.
Aquello de que "las armas las carga el diablo" parece comprobarse en una retahila de balaceras que no parece tener fin. Se habla de 30 mil muertos al año en aquel país por armas de fuego.
Es hora de preguntarse si los intereses económicos de una industria voluminosa  y de gran "dinamismo" justifican todo lo que está ocurriendo en USA. Si el derecho personal sin excepciones a portar un arma es más importante que el derecho a la vida.
Y lo de "sin excepciones" es muy importante. Allí debería de estar la llave de restricciones que eviten que cualquier desquiciado adquiera un rifle de asalto y lo use contra quien sea.
Es hora de que quienes pueden, enfrenten, presionen, persuadan. Sino, habrá que aplica a EEUU lo que tanto hace con terceros países: Advertencias a turistas y viajantes, para tomen medidas y evitar las zonas y ciudades en donde más ocurren estos "incidentes", según cierta prensa, matazones y crímenes salvajes cuando suceden en otros países, según esa misma prensa.
Claro, por último, no debemos dejar de mencionar que es muy difícil pensar que estos ataque no tienen que ver en nada con el discurso antiinmigrante del Presidente de aquel país, un individuo que no suele medir las consecuencias de su verborrea beligerante.
Si bien muchos pueden apoyar o no lo que dice, la cosa no estriba allí, sino en que siempre hay individuos enfermos que se irán a un extremo con la más mínima incitación.
Desde este blog acompañamos a las víctimas de estos crímenes en masa y a sus deudos con nuestra oración y solidaridad...

sábado, junio 29, 2019

La continua imposición de la ideología de género


Imágen: Youtube.com

El trepidante camino de la ideología de género es global. Desde su ¨puesta en escena¨mundial en 1995, durante la 4a Conferencia Mundial sobre las Mujeres en Beijing, no ha cesado la ola de imposición de minorías obsesivas (y con abundantes medios de todo tipo) a mayorías generalmente pasivas y silenciosas que quieren evitar confrontar posturas para evitar ser escarnecidas como ¨homofóbicas¨, ¨transfóbicas¨, etc.
Los medios de comunicación y los gobiernos han jugado un papel rutilante todas estas décadas. Como ideología que es, debe de penetrar todos los órdenes de la vida: cultura, educación, leyes, salud, etc., etc.
Trata de mostrar que la única postura lógica ante un fenómeno tan amplio como el del LGBTI+ es la aceptación sin mayores cuestionamientos. Quien los tiene los tendrá por prejuicios religiosos o morales de otro siglo.
La idea es mostrar historias de vidas de exitosos artistas, empresarios, científicos, etc., ¨salidos del clóset¨, el llamado matrimonio igualitario, normalizar la adopción de niños por parejas gay, buscar en la historia la represión hacia personas con las mencionadas tendencias sexuales, promocionar de todas las formas posibles en redes sociales el llamado ¨mes del orgullo¨ y buscar en ellas a las juventudes para hacerlas entrar de una manera suave pero firme en la afirmación positiva y sin cuestionamientos de la vida homosexual, trasexual, etc.
Adicionalmente se busca que esta aceptación se identifique con tolerancia e inclusión, también en ámbitos educativos, evitando o reduciendo al mínimo los espacios de expresión alternativa o de los padres, que se van silenciando bajo la amenaza de ir contracorriente en una cultura impuesta e incluso contra la ley y Constitución por fomentar, dicen, el odio y la discriminación.
Por otro lado, se busca romper con una sencilla realidad biológica: Se es hombre o se es mujer, y se ataca o cuestiona mostrando o intentando demostrar que la transexualidad rompe con ello, fomentándose también la normalización de lo que el Dr. McHugh llama el ¨trastorno de la suposición¨.
Hace unos años, en la Red de Profesionistas Católicos escuchamos una larga exposición de un colega, que nos explicaba todo esto, ya con información de cosas sucedidas en países europeos, o en Canadá y USA, en esos mismos años. Lo escuchamos con cierta incredulidad, pensando que eso era de otro mundo y que no llegaría a México. Pues la ideología de género ya está tomando a marchas forzadas a México y parece que muchos no se han dado cuenta.
Es hora de reaccionar y luchar por el derecho a disentir ante una ideología totalitaria que no acepta oposiciones, y que como aplanadora, se impone: En nombre de la libertad y la tolerancia acalla voces de la manera que sea, y sus inquisidores etiquetan a todos sus adversarios, y les atacan, denostándolos de las maneras más agresivas e intimidatorias posibles.
Está en manos de los hombres y mujeres libres de esta ideología lograr un estatuto de convivencia razonable. De otro modo, viviremos tiempos amargos marcados por la represión y el statu quo neopagano, que, como en la vieja Roma, se enquista en el poder y persigue de formas más o menos sutiles, más o menos abiertas, a sus adversarios u objetores.

Dr. Daniel Sanabria



domingo, abril 21, 2019

¡Cristo ha vencido a la muerte y Resucita con sus mártires en Sri Lanka!

El martirio desafía nuestra fe, pero por la misma fe sabemos que el que muere en Cristo, vive para la Vida Eterna... La muerte ya no tiene la última palabra. ¡Viva Cristo Resucitado!





domingo, marzo 31, 2019

LÓPEZ OBRADOR: AGRAVIOS Y DESAGRAVIOS

Por el Mtro. José Luis Ramírez



Las recientes cartas del Presidente López Obrador dirigidas al rey de España Felipe VI y al Papa Francisco, sobre la necesidad de que las instituciones que ambos representan pidan disculpa o perdón por los agravios a los pueblos originarios, llevados a cabo durante la conquista de México, hace 500 años, son toda una invitación a la reflexión sobre la Historia y el sentido de los acontecimientos del pasado que han forjado nuestro presente.
La inmediata respuesta de la Corona española con el debido tino y firmeza puso los primeros puntos sobre las íes: no se pueden juzgar los hechos del pasado con criterios contemporáneos. A los misioneros y a los conquistadores del siglo XVI no les podemos pedir una formación, una reacción “incluyente”, una ideología o una teología como -se supone- la tenemos los humanos o la Iglesia de los siglos XX y XXI, época en que se consolida la era de la democracia, de los derechos humanos, y la Iglesia lleva a cabo el Concilio Vaticano II.  La Iglesia Católica de aquel tiempo envió a sus misioneros con el propósito de predicar el Evangelio para la “salvación de las almas”.  Estos hombres cuyo distintivo era la pobreza, llevaron a cabo innumerables obras de beneficio para los indígenas, como fueron las primeras instituciones educativas y los primeros hospitales, sin recibir recompensa alguna.  ¿Cómo exigir a un religioso del siglo XVI la capacidad de entender o de “respetar” los lugares de culto de la religión mesoamericana, los sacrificios humanos y demás ritos para ellos incomprensibles? En cuanto a los peninsulares conquistadores de hace 500 años, éstos llegaron imbuidos por la idea del “derecho de conquista”, común a todos los países europeos de ese entonces; sin embargo debemos reconocer que la herencia de esa España, bien lo señaló el escritor Mario Vargas Llosa en Córdoba, Argentina, en la inauguración del VII Congreso de la Lengua,  entre otras cosas, nos legó la lengua, la cual no solo nos aportó  un instrumento de comunicación, sino también un sistema de valores como son la filosofía griega, el Derecho romano, el Renacimiento, el derecho de crítica, y se podría añadir la Religión. ¿O hay alguien, algún grupo indígena, que añore volver a la antigua religión?
Los hombres y mujeres que poblamos hoy en día los distintos países de América Latina, en su inmensa mayoría, somos descendientes de europeos o de indígenas y europeos, y hemos heredado los valores y la cultura de esa España del siglo XVI, gracias a la cual nos hemos incorporado al desarrollo de la civilización occidental. Por esta razón, más que pedir desagravios, deberíamos saludar la obra de esa nación, la cual, a pesar de los abusos, matanzas de indígenas y otros males producto de una guerra de conquista, fue capaz de emanar leyes de protección de los indios en contra de los maltratos y las injusticias, como lo fueron las Leyes de Indias y el Derecho indiano, en los albores del siglo XVI. Obra además que tuvo como resultado la formación de una nueva nación que no existía antes, parto doloroso, en donde no hubo víctimas ni victimarios, sino el nacimiento una nueva raza, la raza mestiza.
Podemos afirmar que la sociedad del siglo XVI no era la misma que la de hoy en día, pero tal vez sí lo era la sociedad de hace 80 o 90 años. En efecto, no hace ni un siglo, en el Estado de Tabasco, patria chica de nuestro presidente, un sátrapa  llamado Tomás Garrido Canabal,  impuesto como gobernador del Estado en tres ocasiones,  en periodos entre 1919 y 1934, puso en marcha la persecución más cruel y más violenta en contra de la Iglesia Católica que haya tenido lugar en el país. Influenciado hasta la obsesión por las ideas anticlericales de los obregonistas y del Presidente Plutarco Elías Calles, se propuso erradicar las creencias religiosas del pueblo católico del Estado: Prohibió el uso de cruces sobre las tumbas, sustituyó las fiestas religiosas por ferias regionales; cambió el nombre de pueblos, municipios y ciudades que llevaran nombres religiosos, por el nombre de héroes nacionales o regionales, artistas y otros personajes; prohibió cualquier tipo de publicación que hiciera referencia a Dios o a la religión, limitó el número de sacerdotes, encarceló a unos, expulsó a otros,  o condicionó su labor a que estuvieran casados.  Su fanatismo laicista lo llevó a extremos irracionales, como poner el nombre de Dios o de los Papas a sus granjas de animales. Organizó los llamados “Camisas rojas”, grupos de porros, armados y uniformados por el Gobierno del Estado, los cuales asaltaban o quemaban templos e imágenes religiosas, en medio de la más absoluta impunidad.  
En suma, bajo la autorización del gobernador Tomás Garrido Canabal, se cometieron atroces violaciones a los derechos más elementales de la libertad religiosa y de creencia, todo en nombre del odio a la religión y de la “desfanatización”. El pueblo católico y la Iglesia padecieron durante esos trágicos años, maltratos, destrucción, asaltos, etc., sin que ninguna instancia gubernamental o internacional intercediera por ellos.
Concluyendo: el apellido, la formación, el idioma, la ideología, y otros elementos, de la mayoría de los mexicanos son el fruto de nuestra integración a la evolución de los países occidentales. Nuestra nación vive desde hace varias décadas, una cabal reconciliación con España: intercambios culturales, artísticos, deportivos y de todo tipo son parte de nuestro diario vivir en ambas partes del Atlántico ¿realmente es necesario o vale la pena poner sobre la mesa un acontecimiento de hace 500 años, para que la España de hoy en día pida perdón al México del siglo XXI? Más aún, pedir perdón ¿a quién? ¿A las nuevas generaciones de indígenas para los que la extinción de la antigua religión no les causa ningún perjuicio?  ¿no deberíamos más bien, nosotros  –como se ha dicho también por ahí- los mexicanos blancos o mestizos de hoy, pedir perdón a nuestros indígenas por el racismo, la marginación y otros agravios? Si de pedir perdón se trata, considero que el período histórico vivido por la Iglesia en el Estado de Tabasco hace 80 o 90 años con los trágicos acontecimientos que tuvo que padecer,  deberían inspirar al presidente o al Gobierno de ese estado, una carta de desagravio y de reparación de daños; sólo que el destinatario sería otro…